Slimane, Barbero de Fez, Marruecos

Slimane, barbero de Fez

Mi encuentro con Slimane en su barbería de Fez confirma aquella premisa que no es necesario hablar el mismo idioma para conectar con alguna persona, sólo es preciso ser uno mismo para que las ventanas se vayan abriendo y las diferencias pasen a segundo plano.




Slimane, Fez, Marruecos / Aquella mañana me la tomé con más calma, tratando de controlar mi ansiedad por capturar buenas imágenes. Si durante todos los días que estuve en Marruecos el cielo estuvo siempre despejado, que mi último día aquí amaneciera nublado y con unas pocas gotas de lluvia no era para deprimirse. Salí como siempre a caminar por la Medina de Fez a ver si encontraba algo diferente. 

No había recorrido mucho la zona de R´cif cuando la imagen de un hombre leyendo un periódico detrás de una puerta de vidrio me hizo detener. Estaba iluminado por unas pocas luces, pero dejaban ver el interior. Era una barbería, de esas que tanto me gustan, con un par de viejos sillones y espejos por todas partes. El hombre se llamaba Slimane y respondió con una sonrisa a mi saludo “bonjour”. 

Me agradó mucho la confianza que tuvo en mi desde el principio, esas cosas que sólo puedes agradecer con una sonrisa.

Como otras veces, la barrera del idioma no fue impedimento para comunicarnos. Le pregunté si podía tomarle una fotografía en la puerta de su local, a lo que respondió moviendo su cabeza. Luego lo invité a mostrarme el interior y nos tomamos todo el tiempo para preparar varios retratos. Sobre las paredes del local colgaban fotos, algunos diplomas y textos en árabe. 

Slimane sacó de su bolsillo una vieja billetera para mostrarme su identificación. En ella aparecía muy joven todavía con su pelo negro. Me agradó mucho la confianza que tuvo en mi desde el principio, esas cosas que sólo puedes agradecer con una sonrisa. Anoté su nombre en un trozo de papel y guardé mis cosas. “Mercí” se despidió amablemente, estrechándome la mano. El sentía verdadero agradecimiento por haberlo fotografiado. En realidad el agradecido fuí yo, de eso no tengo dudas.  ©Nelson González Arancibia 


Fotografías ©Nelson González Arancibia


Retratos Travelers Lugares
Share
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nos encantaría leer tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: